colaboraciones

La cocina sirve como metáfora de la convivencia humana. Los sabores así como las personas se combinan, conversan, se maridan y se integran.

Casa Pulpo + Coctelería Regional Equilibrio

  • Instagram - Círculo Blanco

Una de las casas emblemáticas de Zoncuantla del arquitecto Danilo Veras, Casa Pulpo por su forma, fue la locación de esta colorida sesión. BajaCruz fue el nombre del encuentro, al combinar productos de Baja California y Veracruz. Todo acompañado por la coctelería de autor de Equilibrio.

+ La Comarca

  • Instagram - Círculo Blanco

La Comarca, línea de productos artesanales como miel de agave, vainilla y chocolate,  que recibe su nombre por la comunidad de Zoncuantla, donde ambos proyectos nacieron y se desarrollan, que por sus bosques frondosos y gente amable, nos recuerda al lugar donde los Hobbits habitan.

Dos sesiones se diseñaron utilizando los productos de La Comarca; un menú vegano que demuestra su versatilidad y un banquete inspirado en las historias de J.R.R. Tolkien.

+ RUDA, comedor cultural

  • Instagram - Círculo Blanco

En el cofre de Perote se encuentran por lo menos 20 hongos comestible, que se puede cocinar de muchas maneras. En esta ocasión junto con Ruda hicimos un menú de cuatro tiempos y dos cocteles todo con hongos locales, traídos por Hongos del Cofre.

+ Elemento 4

  • Instagram - Círculo Blanco

Elemento 4 Espacio dedicado a la experimentación y creación de fermentos y conservas, masa madre de 7 años, huevos fermentados y más de 25 productos de ésta línea que podemos encontrar en este maravilloso lugar dirigido por la maestra fermentista, Rebeca Márquez.

Dos sesiones se propusieron; una donde los protagonistas fueron los alimentos con procesos de conservación y fermentación largos, platillos de una semana, un mes y hasta un año de preparación previa desfilaron por la mesa aquel día. El segundo encuentro fue un completo banquete con sabores asiáticos, conclusión natural por la historia de los fermentos.

+ Sebastián Fund

  • Instagram - Círculo Blanco

Llevando la colaboración a otros límites, esta sesión se hizo inspirada en el artista y amigo Sebastián Fund de diversas formas. Usando los colores de las obras y hasta usando estas como vajilla para servir los platos. La locación fue la casa-taller  del mismo artista. El menú fue diseñado y servido junto con Rebeca Márquez, la ya consolidad colaboradora.