Sesión Cinco: Amarillo

Viernes 5 de junio 2020


Hasta ahora ocurren 2 fenómenos extraños con las Sesiones del Jardín. El primero es que cada vez hay posibilidad grande de lluvia, sin embargo, esta no se ha presentado y el segundo es que durante los tres días anteriores a la Sesión, surge la siguiente.

La quinta no fue excepción, caminaba con mi colega Alexa, con quien teneníamos Proyecto Datura, una línea de productos de belleza naturales y comestible. Nuestro primero producto era una mascarilla comestible, con miel, cúrcuma, pimienta gorda y AE de naranja. Todo nuestro concepto estaba basado en los colores y como nuestro producto es amarillo, jugamos con el color para crear la imágen ¿te imaginas una Sesión del Jardín inspirada en Proyecto Datura? ¡Toda amarilla! Dijimos Alexa y yo casi al mismo tiempo un día antes de la cuarta sesión. Y así fue…


Toda una planeación pensada en amarillo, ingredientes, platos, servilletas y usar la Mascarilla Comestible los platillos.

Seríamos todas mujeres, todas vestidas de amarillo, tomando y comiendo cosas amarillas.

Llegaron casi todas puntales y con la espera serví un coctel: clara de huevo, sirope de lavanda, tepextate y un toque de mascarilla comestible.

Indiana preparaba su estación para pintar, (con más seguridad y calma que la vez anterior). Colocó, sobre su bastidor, un pequeño cuadro amarillo y sobre su mesa, un plato amarillo y una taza roja, esperando a crear la escenografía del día.











Dimos inicio con una entrada divertida:


Primer tiempo

Dos tipos de palomitas, acarameladas y con sal y ralladura de limón amarillo.


Segundo tiempo

Esquite con mayonesa de huevos de gansa y chile de cera, queso ahumado y limón amarillo





Para el tercer tiempo comenzaba la expectativa de ¿qué más amarillo va a llegar?

Hay dos lados de por qué se sirvió el siguiente tiempo: por uno yo planeaba hacer una sopa de zanahoria y yogurt pero el proyecto deMano, que trae productos de la comunidad de Ocotepec no vendría esa semana y yo quería esas zanahorias, por otro lado, mi deseo de usar mango en el menú era prácticamente nulo, a pesar de que es una fruta deliciosa, podría dar la impresión de ser algo “muy común”, el resultado: sopa fría de mango con queso de cabra, con cebolla y ajo picados, desglasados con mezcal. Y acompañándola, una rebanada de pan de La Farinha hecho exclusivamente para este día, obviamente amarillo.



Estábamos listas para el plato fuerte y qué más fuerte y amarillo que un curry, la mezcla perfecta de cúrcuma, canela, pimienta gorda, semilla de cilantro, comino, cardamomo y un par de cosas más, en un guisado de pollo, hongos y verduras siguiendo la técnica de un pollo a la mantequilla de la India, acompañado de arroz jazmín con ghee.




No hubo foto de la ensalada, pero era deliciosa, lechuga, pimiento amarillo, ajonjolí con vinagreta de la mascarilla comestible.


En mi exploración por el amarillo, pensé en el trabajo del cartelista cubano Ñiko, (foto 1) y gracias a que amistades cercanas tienen obra de él, encontré una colaboración con la poetisa Uruguaya, Circe Maia, su poema La Hoja, que cuando lo leía durante la semana me imaginaba a las chicas y la vibra de ese día, le pedí a Isabel que lo leyera.

“POEMA HOJA CIRCE MAIA”


Algo que fascinó de la comida fue las distintas tonalidades de amarillos y eso lo culminó el postre con 3 tonos distintos, amarillo “pastel” de un requesón con azafrán mexicano, amarillo “brillante” del durazno asado y un amarillo “terroso” de las macadamias garapiñadas en polvo.




Al terminar el postre, ya la mesa limpia y estando por servir un segundo coctel, comenzó a chispear, entre todas, movimos las mesas para acomodarnos en la terraza techada. Finalmente no llovió pero nos hizo estar un poco más cerca e íntimas y así con sirope de orégano y citronela, naranja, maracuyá, miel dorada y un espadín concluyó la amarilla y quinta Sesión del Jardín.