Sesión Nueve ll : Banquete Hobbit

Sábado 12 de Septiembre 2020

Otra Sesión, otra historia. la 9.2. Aún con Olaf, tomamos el concepto de “La Comarca” y buscamos llevarlo a la realidad con una comida hobbit.

Empezamos con una bebida: té negro, vainilla y nibs de cacao.





Sabemos que los hobbits son seres comelones, así que sería una comida abundante, para el primer tiempo usamos la dinámica que nos encanta, muchas preparaciones y todo al centro: salsas de chile seco con cacahuate o piloncillo, zanahorias rostizadas con miel, betabel asado con manteca de cacao, coliflor con comino, queso de cabra cubierto con miel de agave y habanero y otro natural y untable.



Todo, acompañado con nuestra versión del pan lenbas, el pan que reciben los hobbits de los elfos para hacer su viaje, el cual es tan nutritivo que con un pequeño bocado basta para aguantar un gran trayecto de viaje. Lo hicimos con chía, alga espirulina, avena y cerveza.








Después venía la sopa, una sopa muy del bosque: de hongos.

Una de las comensales, que cumplía años ese día, nos hizo el honor de servirla.




Venía el plato fuerte y ya todo el mundo se empezaba a llenar.


Una mezcla de una receta de Olaf y una mía hicieron el plato fuerte.

Truchas en salsa de albahaca y cilantro con chile poblano, papas y tomates.



Y por la mesa rolaban tortillas amarillas...


Como siempre, una pequeña ensalada le sigue al plato fuerte: kale, espinaca, lechuga, flores y aguacate compusieron ésta.



Antes de la ensalada l@s comensales se sentaron en el jardín a fumar un cigarro (o un porro) para bajar un poco la comida, pasaron varios minutos antes de que regresaran a la mesa, estaban felices hablando y reposando la comida.






El postre estaba compuesto por dos elementos, por un lado una bebida toda de abejas, miel, miel virgen y polen y por otro lado, una flor rellena con una bolita de macadamias, cacao y arándanos cubierta con jarabe de cardamomo.

Cada comensal se levantaba para tomar su flor y la bebida, un final muy hobbit.